Pablo Casella Director del Hospital Dr. Raúl Matera

La llegada de la segunda ola de coronavirus a Bahía Blanca, junto con el fuerte aumento en la ocupación hospitalaria generó que vuelvan las reuniones periódicas del Comité de Crisis entre autoridades sanitarias y políticas de la ciudad. En este sentido, se planteó en dicho encuentro al Municipio de Bahía Blanca la idea de implementar medidas de Aislamiento Selectivo Planificado e Intermitente (ASPI).

Sobre esto, el doctor y Director del hospital Raúl Matera, Pablo Casella, señaló al aire de Total Normalidad: “Observamos que a nivel local se demora la toma de decisiones o las propuestas, entonces decidimos hacer nuestra propuesta y ponerla en consideración”.

El Aislamiento Selectivo Planificado e Intermitente (ASPI) se trata de aplicar medidas de aislamiento estrictas pero intermitentes. “Proponemos hacer un cierre completo y efectivo por 15 días y durante esos días desarrollar al máximo la vacunación y altas de hospitales. Finalizado eso esperamos encontrar una curva aplanada. Esto nos permitiría planificarlo por 90 o 100 días.  Queremos tener control sobre la situación, no podemos seguir esperando y los contagios aumenten día a día. Ya estamos viendo la saturación hospitalaria”, enfatizó el Director del hospital Raúl Matera.

“Llevamos una propuesta que tiene que ver con restringir la circulación de forma planificada, y que sea intermitente, con fecha de comienzo y de final”.

En el día de hoy se registraron 284 nuevos casos de COVID en Bahía Blanca, tres fallecimientos y 164 recuperados.

En referencia a la ocupación de camas, son 105 las camas de clínica COVID que están ocupadas con casos sospechosos y confirmados, lo que se traduce en más de 61% del total. En tanto que las camas de terapia intensiva que están en uso son un 90%.

Asimismo, son 18 los pacientes que están conectados a un respirador.

Casella señaló que “cuando empezamos a hablar de la problemática de este momento casi todos los hospitales estaban restringiendo la atención. En las ultimas dos semanas nos llenamos de pacientes con casos positivos”.

“El aumento de casos tiene que ver con la mayor circulación. Lo que se propuso fue la disminución de esa circulación”. Y que, “en nuestro hospital tenemos nuestras áreas COVID-19, completas y 157 pacientes con seguimiento telefónico. Imaginate si esos pacientes que requieren internación vienen al hospital, nos veríamos incapacitados”.

En este sentido, sostuvo que “este año la capacidad de aumentar camas es menor porque esas áreas están ocupadas”.

“La idea es mostrar que algo podemos hacer. Uno lo que quiere es que las medidas se discutan y pongamos en práctica. No sé cuál es la otra opción porque la verdad es que no bajan una propuesta, pero al menos nosotros proponemos el ASPI”.

Documento emitido por el Foro popular de la Salud: 

“Si se buscan resultados distintos no se debe hacer lo mismo”
El Dr. Rodrigo Castro, Ingeniero y director del laboratorio de simulación de eventos discretos en el CONICET cita a Einstein en la exposición de su modelo matemático de simulación.
Y cuando decimos que para enfrentar la pandemia necesitamos a todos, todos es TODOS, en particular pensadores.
El Dr. Castro no es mèdico y sin embargo aporta una herramienta novedosa para enfrentar la pandemia, el ASPI.

Aislamiento Selectivo Planificado e Intermitente.

El resurgimiento de la segunda ola con su inminente y necesaria toma de medidas de prevención (medidas que sin importar nada serán “resistidas”) conlleva una sensación de fracaso y una dificultad de implementación por la presión a la que ya se vio sometida una gran porción de la población.
Es mandatorio plantear una idea innovadora, que tenga el máximo impacto en un sentido con el mínimo impacto en el otro, y para un enfoque tan preciso nada mejor que un modelo matemático.
Las medidas de Aislamiento social preventivo y obligatorio (ASPO) son probablemente la mejor y mas drástica de las herramientas, pero probablemente ya no sean aplicables en el contexto actual.
Es por eso que un modelo calculadamente subóptimo se nos presenta mas efectivo que uno óptimo desvirtuado o inaplicable.

Es aquí donde el ASPI viene a reemplazar al ASPO.

Y la demostración de el Dr. Castro nos indica que la aplicación de medidas de aislamiento estrictas pero intermitentes ASPI (calculadamente interrumpidas) permite tener suficiente impacto en la curva de contagios sin ahogar la actividad económica al punto de resultar inaplicables como parecería ser el caso del ASPO.
En líneas generales comprensibles para todos se propone que aplicar una medida estricta e interrumpirla cuando su efecto se manifiesta en los números para reanudarla en forma programada nos permitirá tener una control mucho mas realista (y no menos eficaz) que una restricción total incumplida o una restricción tímida continua agotadora y desvirtuada.
Los números hablan para quien sabe su idioma pero al resto la intuición nos dice que en una emergencia, pongamos por caso un choque inminente es mejor frenar de golpe para ganar tiempo y luego tal vez liberar un poco si se puede para poder maniobrar y luego volver a frenar si hace falta.
Esta estrategia nos parece mucho mas sensata que pararse sobre el freno renunciando al control, que reducir la velocidad esperando lo mejor o mucho peor todavía no hacer nada.
Por eso desde el Foro popular de Salud difundimos y recomendamos el enfoque cuidadosamente permisivo y estrictamente realista del Dr. Castro.
Cualesquiera sean las medidas sabemos que serán resistidas por intereses mezquinos que nada tienen que ver con proteger vidas, también sabemos que ninguna será perfecta, pero en nuestro criterio este enfoque, en líneas generales, parece ser el mejor.

También podría gustarte Más del autor

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.