Néstor Pitrola, dirigente nacional del PO-FITu

 

El dirigente socialista, y referente del Partido obrero y el Frente de Izquierda – Unidad, Néstor Pitrola, participó de un acto en nuestra ciudad. Allí repudiaron el acuerdo entre el Gobierno nacional y el FMI, que fue recientemente aprobado en el Congreso, entre otras inquietudes sobre la situación social de la Argentina.

En comunicación con Radio Urbana explicó que este «es un momento bisagra para nuestro país. Recuerdo momentos así como la década menemista, el mega canje y el blindaje de Cavallo. Es un a situación de esas, nos espera una década de un programa económico indisociable del crédito. Si el Fondo va a controlar la marcha del programa y las cuentas públicas cada 90 días, desembolsando según esa evaluación, el crédito está unido a la política económica».

En cuanto al debate por el acuerdo en la Cámara de Diputados, donde los y las representantes del Frente de Izquierda rechazaron el proyecto, Pitrola dijo que «toda la deuda pública ha tenido una crítica a fondo únicamente por parte de la izquierda, con una posición política de fondo y un plan alternativo». ¿Cuál es esa opción que plantean? Según el dirigente, la dicotomía entre el default y el acuerdo es falsa: «los socialistas somos partidarios del no pago soberano, que no es lo mismo que el default. Al default llegan los que nos endeudan, quiebran al país y llegan a la cesación de pago. Lo nuestro es el no pago soberano, un plan económico integral» explicó.

Otra de las problemáticas que atraviesa el país tiene que ver con la inflación, en especial en el rubro de alimentos, que motivó una serie de medidas por parte del Gobierno. Pitrola las definió como «una aspirina para un cáncer», y agregó que «en febrero, el aumento de alimentos fue 7,5% nacional y 8,6% en el conurbano. La guerra de Rusia y Ucrania empezó a fines de ese mes, por lo que esto tiene que ver con el cuadro de inflación en la Argentina. Los formadores de precios se reúnen, ponen precios máximos, pero en algún momento hay que abrirle los libros a las compañías«.

Por último, el dirigente compartió su opinión sobre la suba del salario mínimo vital y móvil, el cual pasará escalonadamente de los $33.000 actuales a $47.850 a fin de año, representando un 45% de aumento este 2022. Expresó que se trata de «una nueva pérdida, ya que matemáticamente queda en los niveles de indigencia. Aumenta un 18% en abril. La línea de indigencia está según INDEC en $37.000 [para una familia tipo de 4 integrantes], por lo que el valor seguirá por debajo».

«La inflación está estimada en un 65%, lo que ha votado la CGT es una vergüenza. Este es uno de los grandes problemas que tenemos, los dirigentes sindicales no defienden el salario. Se han declarado parte de un Gobierno y se terminó la lucha sindical» Néstor Pitrola.

También podría gustarte Más del autor

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.