Fernando Heredia, gerente de compras de la Cooperativa Obrera

En medio de la recesión económica que golpea a los distintos sectores, ya hace varios meses los índices de consumo muestran resultados negativos. Ayer repasábamos la importante caída cuatrimestral en la venta de autos, pero ¿qué sucede con la comercialización de productos básicos como alimentos y bebidas?

De ello hablamos con Fernando Heredia, gerente de compras de la Cooperativa Obrera, quien afirmó en comunicación con Radio Urbana que «después de la gran devaluación de diciembre, y con las listas de precios de enero y febrero, los precios quedaron muy altos y cayó el consumo, así como también se modificó. En las últimas semanas, las empresas más grandes empezaron a hacer ofertas de sus productos. En abril aparecieron precios mas dinámicos y ofertas que hacen que el precio haya bajado un poco respecto a meses anteriores. Por eso ahora vemos que la gente compra solo cuando hay ofertas».

«No es del todo cierto que los proveedores bajaron sus precios, sino que traen ofertas que se trasladan directamente a las góndolas. El precio relativo es más bajo, pero el consumidor compra solo cuando los productos están en oferta» Fernando Heredia.

¿A qué se refiere con estos cambios en el la forma de comprar? «El consumo se está dando mayormente en las dos primeras semanas cuando la gente recién cobra, y repunta de vuelta sobre el cierre de las tarjetas. Las empresas ven eso y traen bonificaciones de cierre de mes para vender sus productos cuando la gente lo puede comprar. Por más estrategias que tengan, la gente compra cuando tiene poder adquisitivo. En la primera quincena no se ven fluctuaciones grandes de precios, pero no hay sinceramiento en la lista de precios«.

En ese sentido, el gerente de la Cooperativa agregó que «sobre todo en sucursales de barrios vemos que la gente va más seguido a comprar, pero se lleva menos productos. Tenemos más cortes de tickets de cinco o seis productos. Ya no hay compras tan grandes para todo el mes, ni siquiera en los hiper. Son compras especificas para cubrir necesidades, el consumidor quiere hacer rendir el dinero y se acentúa más el cambio de marcas. Nuestra marca, tanto como otras nacionales, se están vendiendo más. En períodos de crisis, la gente se vuelve más inteligente y busca hacer rendir al máximo su dinero. Todavía los aumentos de precios no fueron acompañados con los incrementos de salarios, lo que modifica el consumo».


  • Te podría interesar:

Luis Gallego, integrante de la ACARA

También podría gustarte Más del autor

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.