Diego Maurizi infectólogo del Hospital Municipal

Un informe en base a un estudio científico con simulador realizado por el diario español El País, señala que los interiores son más peligrosos, pero es posible minimizar los riesgos si se ponen en juego todas las medidas disponibles para combatir el contagio por aerosoles. Las probabilidades de infecciones cotidianas dependen de la ventilación, las mascarillas y la duración del encuentro. Hablamos con el infectólogo del Hospital Municipal, Diego Maurizi: “Sobre las medidas a tomar en lugares cerrados, la ventilación es una de las armas mas importantes para combatir la infección. Hay que tener ventanas y puertas abiertas para que circule el aire, se pueden tener ventiladores apuntando a la ventana. Pero lo mejor es reunirse al aire libre, bien separados”, indicó.

Al comienzo de la pandemia, se tuvo la impresión de que el principal vehículo de contagio eran esas grandes gotas que expulsamos al toser o estornudar. Sin embargo, ahora sabemos que gritar o cantar en un espacio cerrado, mal ventilado y por mucho tiempo también genera un alto riesgo de contagio. Esto sucede porque al hablar a pleno pulmón se lanzan 50 veces más partículas cargadas de virus que cuando estamos en silencio.

¿Favorecen o dificultan la propagación del coronavirus los sistemas y equipos de aire acondicionado?

El infectólogo, Diego Maurizi explicó que “los aires acondicionados producen recirculación de aire por eso no son recomendables”

El Secretario de Salud de Bahía Blanca, Pablo Acrogliano, en diálogo con Telefe Noticias, sostuvo que la ciudad está llegando a la “inmunidad de rebaño”.

En cuanto a esto, Maurizí explicó que  “la inmunidad de rebaño se logra con el 60% de la población con el antecedente de haber sido infectada, Bahía Blanca solo tiene un 20% entre registrados y no registrados. Ojalá podamos seguir en estos valores cuando llegue la vacuna en Marzo, a diferencia de Europa no tendríamos segunda ola de contagios”.

Por otra parte, agregó: “A nosotros nos da un poquito de bronca que no se respeten ciertas cosas y creo que deberían controlarse más las cervecerías y bares para que se respeten los protocolos que están escritos. Espero que la gente que se contagie no contagie a personas de riesgo y no olvidemos que lo más importante no es la temperatura según la estación del año, sino el comportamiento humano”.

 

 

También podría gustarte Más del autor

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.