Carlos Quiroga, coordinador seccional de la Defensoría del Pueblo

A pesar de que el Gobierno nacional admite estar retrasando la quita de subsidios a los servicios para aligerar el impacto de la inflación, se registran igualmente importantes aumentos en las tarifas. Por ejemplo, panaderos de nuestra ciudad advirtieron que este año la luz aumentó más del 400%, mientras que el gas superó el 680% de incremento en el mismo período.

Carlos Quiroga, coordinador seccional de la Defensoría del Pueblo, detalló en comunicación con Radio Urbana que «hoy estamos sujetos a aumentos por diferentes líneas que son impresionantes. No solo se hablaba de quitar subsidios de junio en adelante, sino también el aumento vigente es por indexación mensual del índice de costo de vida. Esto explica los aumentos del gas de 380% en promedio. Las tarifas en su conjunto han crecido cerca del 900%, lo cual es gigantesco. El Gobierno confunde diciendo que se posterga el aumento. Una vez que se avance con la quita de subsidios, la gente va a estar sufriendo la suba de impuestos».

«La gente no va a poder afrontar este crecimiento exponencial de las tarifas porque no hay un incremento similar en salarios y jubilaciones. Todas las empresas prestadoras de servicios han tenido ganancias exponenciales el año pasado, los costos se pueden afrontar sin aumentar indiscriminadamente las tarifas» Carlos Quiroga.

¿Qué tipo de reclamos atienden desde la Defensoría? «En la sexta sección la gente llega con sus reclamos. En nuestra oficina de Salta 350 lo que hacemos en cuanto a las tarifas es verificar que no haya cobros indebidos y que la segmentación sea la correspondiente para el usuario, que no sea ubicado en una categoría superior y pierda el subsidio. buscamos dejar en claro que las tarifas son potestad del Gobierno nacional. Vemos como la gente llega con tarifas que presentan aumentos exponenciales. Son incrementos insoportables e imposibles de sufragar por los usuarios, pero lamentablemente son legales».

Por último, Quiroga resaltó que «si bien la inflación se va desacelerando, con las tarifas indexadas tenés aumentos mensuales de un 5%, que en una tarifa de $80.000 es un impacto. En los próximos meses veremos gente que caerá en la pobreza energética, que significa pagar más de un 10% de tu sueldo en gas y luz. Lo que estamos atravesando hoy no es nada en comparación con lo que se va a venir. Hay asociaciones de consumidores que estaban preparando amparos colectivos, pero no hay certezas de que se frene esta locura. Los salarios no crecen a la par de las tarifas y la inflación, se viene un año muy complicado para las familias argentinas».

También podría gustarte Más del autor

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.