Pablo Césari, presidente del Centro Industrial de Panaderos local

Panaderos de nuestra ciudad denuncian un inusual incremento de precios tanto de sus insumos como de los servicios necesarios para producir. Por un lado, las tarifas de gas y luz superan los 500%, y productos como la harina duplicaron su valor en los últimos meses. En ese sentido, detallaron que en consecuencia el kilo de pan en Bahía Blanca ya toca los $2.500.

Pablo Césari, presidente del Centro Industrial de Panaderos local, explicó que «el aumento de los servicios es lo que más nos golpea. No sabemos cómo vamos a quedar parados, o si con los ajustes vamos a llegar a cubrir los costos. En nuestro caso, la tarifa de gas pasó de $100.000 en marzo a $680.000 en abril. La primera tarifa de luz del año nos costó $380.000, y ahora la última vino $1.4 millones, se nos escapa de las manos. Es lo mismo que pasa en las familias, traspolado a la industria que se magnifica de una manera tremenda».

«La harina la semana pasada subió entre un 10% y un 15% dependiendo la marca, pero también subió la materia grasa, el dulce de leche para productos derivados y la levadura» Pablo Césari.

¿Cómo se puede atravesar un aumento de semejante escala? «Ya desde hace un buen tiempo venimos cediendo nuestros márgenes de rentabilidad para tener competitividad. No sirve tener un producto que nadie pueda comprar, tenemos que ajustarnos. Imagino que muchos despedirán gente, cada uno hará lo que pueda para subsistir. Como propietario de una panadería, yo no sacaría créditos para pagar sueldos o aguinaldos, buscaría otra forma de afrontar esos gastos, es entrar en un terreno bastante peligroso».

En cuanto al nivel de ventas, Césari aseguró que «por lo general el alimento es lo primero que se achica. La gente decide mantener otros consumos como combustibles, celulares o informática, y los alimentos se achican bajando la calidad de las marcas. En nuestro caso, hemos notado mermas de entre el 30% y el 40% en las ventas. Clientes que llevaban un kilo de pan y ahora llevan media tirita o dos. Lo mismo pasa con las facturas, pasaron de llevar una docena a comprar tres o cuatro».

También podría gustarte Más del autor

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.