Resiste CGT el plan de Macri de aislar los gremios de transporte

REUNIÓN DE URGENCIA DE DIRIGENTES INFLUYENTES DE LA CENTRAL OBRERA
La mesa chica se convocó de apuro para analizar el resultado del paro y el llamado de Triaca a negociar por separado por sectores.

La CGT debió reunirse ayer de urgencia para contrarrestar el plan del Gobierno de abrir negociaciones sectoriales, con especial interés en los gremios del transporte, para licuar la uniformidad de la central obrera en su plan de acción, tal como anticipó ayer este diario. La mesa chica de la organización debatió por horas y su conducción aclaró que mantendrá una “estrategia de conjunto” para dialogar con la administración de Mauricio Macri. El encuentro se precipitó tras conocerse que hoy el ministro de Trabajo, Jorge Triaca, se reunirá con los referentes de la Confederación de Trabajadores del Transporte (CATT).

Una docena de dirigentes de primera línea de la CGT se congregó ayer por la tarde en la sede de la Unión Personal Civil de la Nación (UPCN). En la superficie se trataba de iniciar el debate interno posterior al paro del 6 de abril y comenzar a trazar los próximos pasos respecto del Gobierno y con el resto de la central sindical. Pero, de fondo, la convocatoria dejó al descubierto la preocupación frente a la decisión del equipo de Macri de promocionar entendimientos sectoriales a expensas del vínculo con el triunvirato que integran Héctor Daer, Juan Carlos Schmid y Carlos Acuña.

“No va a suceder eso y cada sector va a estar sentado con la CGT detrás. Es una decisión del Gobierno, que si quiere llevarlo de ese modo encontrará en cada actividad que esté confederada el respaldo de la central obrera”, respondió ayer Jorge Sola, vocero de la organización, al ser consultado sobre cómo analizaba la dirigencia el intento oficial de dispersar las negociaciones. Schmid, por su parte, prometió que “la CGT no va a abandonar su estrategia de negociar en conjunto”.

Entre otros temas se conversó sobre la ronda de paritarias en marcha. Para los gremialistas quedó atrás el tope de referencia del 18% impulsado por el Ejecutivo, y también el 20% pactado por Comercio. La expectativa de mínima para los acuerdos salariales pasó a un rango del 22 al 25 por ciento.

La mesa chica definió que el jueves de la semana que viene habrá reunión del Consejo Directivo de la CGT, el máximo órgano deliberativo. Se prevé que hasta entonces los dirigentes intentarán reabrir un canal institucional de diálogo -que Triaca espera saltear- y en caso contrario comenzarán a discutir la posibilidad de reiniciar el plan de medidas de fuerza, tal como reclaman los gremios industriales y otras organizaciones resueltas a agudizar las contradicciones con Macri.

La presencia ayer de los dirigentes con más influencia en la vida interna de la central dio cuenta de la importancia que se le asignó al encuentro, pese al apuro con que fue convocado. Estuvieron, además de los triunviros y Sola, Andrés Rodríguez, el anfitrión, Armando Cavalieri (Comercio), Gerardo Martínez (construcción, UOCRA), Pablo Moyano (Camioneros), José Luis Lingeri (Obras Sanitarias), Abel Frutos (panaderos), Argentino Geneiro (gastronómicos), y dos dirigentes clave del transporte: Roberto Fernández, de los colectiveros de la UTA, y Omar Maturano, de los maquinistas de trenes de La Fraternidad.

Fernández, Maturano y Schmid almorzarán hoy con Triaca junto con la mesa chica de la CATT, un sello de creciente influencia y cuya adhesión fue decisiva para la contundencia del paro de la semana pasada por la ausencia de transporte público. Como adelantó ayer este diario en el encuentro se prevé analizar paritarias pendientes del sector como la de UTA y los ferroviarios, en las que irán con un reclamo inicial de 25% de incremento, así como el peso del Impuesto a las Ganancias en los salarios de los trabajadores de la actividad, una de las demandas más consistentes de esa dirigencia.

Fuente: ambito.com

También podría gustarte Más del autor

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.