PROG.R.ES.AR – Una educación democratizada

Siendo quizás una de las políticas públicas más notorias de la última gestión de Cristina Fernández al mando del Estado, el Programa de Respaldo a los Estudiantes Argentinos, conocido como PROGRESAR, abrió sus inscripciones por octavo año consecutivo.

Desde el Ministerio de Educación de la Nación, entienden que el objetivo del programa es “acompañar a los y las jóvenes para que finalicen sus estudios primarios o secundarios, que continúen en la educación superior o se formen profesionalmente”, y que además, su propósito es orientar la acción estatal en el sentido de las necesidades de desarrollo y crecimiento de la Argentina, garantizando condiciones igualitarias de acceso a la educación, la permanencia y el egreso”.

¿Qué es el PROGRESAR?
Es un programa integral de becas de monto fijo mensual administradas por la ANSES al que pueden acceder todas las personas de entre 18 y 24 años que estén transitando sus estudios primarios o secundarios, y hasta los 30 para quienes sean estudiantes superiores. Como requisito no deben recibir ingresos de más de 3 salarios mínimos, lo que corresponde a un monto de $44.800.

Una breve cronología
– La actual vice presidenta Cristina Fernández de Kirchner lanzó el programa en enero de 2014 en un acto en Casa de Gobierno transmitido por cadena nacional. Allí declaró que “estos chicos son los hijos del neoliberalismo, cuyos padres no tenían trabajo o lo perdieron, que no fueron educados en la cultura del trabajo y que necesitan de la presencia del Estado para salir adelante”.
“El programa implica un reconocimiento a cambio de estudios, y alcanzará al 78 por ciento de jóvenes que carecen de empleo y están en los dos niveles de más bajos recursos de la Argentina” destacó Cristina en esa misma conferencia.
Ese beneficio mensual arrancó siendo de $600, lo que representaba entonces el 16,6% de un salario mínimo vital y móvil (que valía $3.600). En su año de lanzamiento alcanzó a una población de más de 500.000 personas.
Hacia mediados de 2015, el beneficio había aumentado en un 50% y los requisitos para su trámite se habían modificado, permitiendo duplicar la cantidad de personas en condiciones de recibirlo. El Estado invirtió $7.330 millones ese año en el programa de respaldo educativo. En relación a esto, un informe de la CEPAL señaló que Argentina terminó el 2015 siendo el país con mayor inversión social en América Latina.
– Llegó el gobierno de Macri y algunas cuestiones se mantuvieron, como por ejemplo el requisito de no sobrepasar los 3 salarios mínimos para ser beneficiarix. Otros se extendieron, como el piso de 30 años para quienes sostengan estudios superiores.
Pero las buenas noticias no pasan de ese punto: la cantidad de personas alcanzadas llegó a su pico de un millón en 2015, para volver a bajar a 560.000 hacia fines de 2019. Por otro lado la cantidad de dinero invertida por el Estado bajó un 32% en términos reales. El aumento de las becas se congeló en 2018, perdiendo de forma escandalosa con una inflación del 102% en los últimos dos años de gestión macrista. Asimismo, se eliminaron las cuotas pertenecientes a diciembre y enero, por lo que pasaron a ser 10 desembolsos anuales.
Además se dieron cambios de fondo que modificaron la esencia del beneficio. Primero se avanzó con una diferenciación entre jóvenes: antes el programa llegaba por igual a todxs lxs estudiantes que aprobaban más del 20% de las materias en la currícula. Esto se modificó, ya que quienes acreditaban por lo menos el 50% de las materias pasaron a cobrar la prestación completa mientras aquellos que aprobaban entre el 20% y el 50% de las materias cobraban un beneficio mínimo.
Esto se complementa con la decisión de entregar premios económicos para los promedios de excelencia y la distribución de una suma de dinero mayor para carreras “prioritarias”. Esta acción política tiñó a un programa que se destinaba a igualar oportunidades de un enfoque meritocrático que se condecía con la ideología neoliberal imperante.
Mauricio Macri perdió las elecciones presidenciales del 2019 diciendo en campaña que las becas superiores se recortarían solo a carreras estratégicas para “formar los profesionales que Argentina necesita”.
– Durante el año 2020, ya en la gestión de Alberto Fernández, se inició el recorrido para devolverle al programa su esencia original a través de diversas modificaciones.
La más importante de este primer año, fue la inclusión en los grupos de beneficiarixs a personas en condición de vulnerabilidad multidimensional: mujeres con hijxs de hasta 18 años a cargo de un hogar monoparental, integrantes de comunidades indígenas, personas trans y personas con algún tipo de discapacidad. Además, estos grupos quedaron exceptuados de los límites según la edad.
Ya en 2021, el presidente destacó en el discurso en las últimas Aperturas de Sesiones Ordinarias del Congreso que “el presupuesto educativo tiene un incremento de más del 173 % en las Becas ProgresAR, con las que ampliaremos más del 50 % el número de estudiantes beneficiados”.
A día de hoy, el ministro de Educación Nicolás Trotta informó que 600.000 personas se inscribieron en todo el país para recibir las becas. Remarcó que “Tenemos que ir a buscar, junto a los municipios y con el sector trabajador, a esos jóvenes que no conocen la herramienta que les da el Estado para capacitarse”.
De esta forma, en 2021 el presupuesto para las becas alcanzará los 27 mil millones de pesos. Por otra parte, se restituyeron los pagos de diciembre y enero, por lo que los pagos volverán a darse los 12 meses del año.
Y más allá del sentido estrictamente económico, el plan recupero su mirada amplia a través de la creación del Plan Integral de Apoyo a Estudiantes Progresar. Sobre este punto se explicó que “se desplegarán distintas instancias de acompañamiento en cada jurisdicción educativa, en las universidades públicas y en el sistema de institutos de educación superior. Se conformarán equipos interdisciplinarios de seguimiento sociopedagógico en las 24 jurisdicciones, a los fines de garantizar el acompañamiento necesario para que las y los estudiantes continúen con sus trayectos formativos”.
El programa contará con oficinas de apoyo y seguimiento, sistema de comunicación digital a través de una App, reuniones mensuales con beneficiarixs y creación de programas deportivos, recreativos y culturales.

¿Qué pasa en nuestra ciudad?
Las Becas Progresar se destacan por su llegada real a los distintos territorios de la Argentina, y claro que Bahía Blanca no es la excepción. Estudiantes de todas las instituciones educativas públicas y privadas, primarias, secundarias y superiores tienen acceso al beneficio.
Un ejemplo de esto se puede encontrar en la Universidad Tecnológica Nacional Facultad Regional Bahía Blanca, segunda en tamaño en nuestra ciudad. Allí se nuclea a 2.400 estudiantes entre todos los niveles. De ellos, 316 se han inscripto para recibir el beneficio en 2021 hasta el momento. Estos representan datos preliminares, ya que la inscripción sigue abierta. Y si bien todavía no hay certezas, se espera un aumento en la cantidad de beneficiadxs respecto al total del año anterior, que fue de 207 estudiantes.
Sobre la implementación de este plan en la ciudad, Carina Pizarro, gerenta de la Unidad de Atención Integral (UDAI) I de ANSES, destacó que “esta política va a tener un gran impacto entre lxs jóvenes de Bahía Blanca ya que los ayudará a continuar con sus estudios sin la preocupación de que no les alcance el dinero. Les da oportunidades a todos, todas y todes de tener un futuro mejor”.

PROGRESAR 2021
Hoy en día el programa abarca 4 tipos de becas:
-Progresar Obligatorio, destinado a estudiantes finalizando la escuela primaria y secundaria. Aumentó un 106% con becas de $3.600.
-Progresar Superior, para estudiantes terciarios y universitarios. Los aumentos llegan a un 92%, y las carreras universitarias tienen becas de hasta $4.600 y $9.660 para las consideradas estratégicas. En lo que respecta a las terciarias, las becas son de hasta $3.800 y $5.110 respectivamente.
-Progresar Enfermería, para estudiantes de dicha carrera. Recibió un aumento de hasta 163% con cuotas que llegan a los $9.700 para educación universitaria y $8.000 para terciaria.
-Progresar Trabajo, que ofrece becas para cursos de formación profesional. Las becas son de $3.600, lo que representa un incremento del 147%.
Las opciones mencionadas cuentan con sus inscripciones abiertas en este momento. Pueden acceder todas las personas de nacionalidad argentina nativa, naturalizada o aquellas extranjeras con residencia legal en el país (de 2 años para el Progresar Obligatorio y 5 para los demás). Además deben estar dentro de la edad límite y  no superar tres salarios mínimos vitales y móviles de ingreso.
Para inscribirte o recibir más información podés visitar la página https://www.argentina.gob.ar/educacion/progresar

Lectura recomendada
https://www.redalyc.org/jatsRepo/270/27063236004/html/index.html

También podría gustarte Más del autor

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.