Pamela comerciante

Luego de que el Municipio clausuró las cantinas del Parque de Mayo, las personas que trabajan en los carritos reclaman seguridad. “Pedimos seguridad porqué es nuestra fuente de trabajo, no tenemos otra cosa”, reclamó Pamela dueña de un carrito de cubanitos.

El Municipio clausuró los carritos del Parque de Mayo, el clásico “Negro el 11” y “Café del Parque” que funcionan desde hace más de 20 años y desde el municipio dijeron que no pasaron las inspecciones, aunque hay que destacar que este año, en plena crisis económica y laboral, el gobierno comunal endureció los controles y las exigencias.
“Hace 3 años que trabajo con el carrito en el Parque y nunca viví esta situación, pero desde que el Municipio cerró las cantinas, venimos sufriendo hechos de delincuencia”, además recordó “cuando estaban los carritos, cerraban tarde entonces nos quedábamos tranquilos porqué había movimiento de gente y nos cuidábamos entre nosotros, pero ahora no hay un fin de semana donde trabajemos tranquilos”.

“Todos las semanas nos encontramos con vidrios rotos o las puertas abiertas, actualmente somos más de 6 los carritos afectados”.
También se refirió al programa Disfrutá Bahía y dio que “nos perjudica, porque un día normal podemos recaudar alrededor de $3.000 sin embargo, en la ultima edición de este programa recaude solo $700 porqué la gente se concentra en ese sector y el Municipio no nos deja trabajar ahí”.
“Recurrimos a los medios porqué sabemos que es de la única manera de que nos pueden escuchar”, finalizó.

También podría gustarte Más del autor

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.