Nora Bär Periodista

La ministra de Salud de la Nación Carla Vizzotti aprobó el uso de emergencia de la vacuna Sinopharm en Argentina en mayores de 60 años. Fue después de que la ANMAT lo sugiriera al comprobar que el ensayo de Fase 3 de la vacuna resultó con “perfil aceptable” y que no hubo contraindicaciones entre los vacunados y los que recibieron placebo.

Vizzotti lo comunicó tras una reunión con integrantes de la Comisión Nacional de Inmunizaciones (CONAIN). La vacuna proveniente de Beijing estaba aprobada en personas de 18 a 59 años y solo había sido utilizada en Argentina en el personal docente y personas de riesgo por enfermedades preexistentes.

Hablamos con la periodista especializada en ciencia, Nora Bär: “Hay un contrato firmado para que nos envíen 3 millones de dosis de Sinopharm, con la autorización para adultos mayores de 60 años podría darle un impulso muy importante a la vacunación”.

 

 

Además, remarcó la importancia de alcanzar la inmunidad con cualquiera de las vacunas disponibles para disminuir la mortalidad “lo antes posible antes de que venga más frío”.

La periodista se refirió esencialmente a la toma de decisiones en medio de una enorme incertidumbre, “venimos muy cansados pero la ciencia en sus idas y vueltas, porque así trabaja la ciencia, con hipótesis y confirmaciones, fuimos aprendiendo muchas cosas. Hoy se sabe que el principal medio de contagio de COVID son los aerosoles o sea las partículas que uno larga cuando se ríe, tose. Y una de las medidas que tenemos que aplicar, además del uso del barbijo, es vigilar la ventilación de los ambientes. Por eso hay un movimiento mundial que impulsa el uso de los medidores de dióxido de carbono que nos dice cuando está el aire”:

 

“No solo demuestra cuando un ambiente el aire esta muy respirado y sube el riesgo si no que también descubriremos qué lugares sí son seguros. Después mantener el distanciamiento, el barbijo y se sabe que tal vez con esas medidas se puede ir previniendo una ola muy fuerte sin necesidad de restringir como el año pasado”.

“Hubiera sido mucho mejor inmunizar a 10 millones de personas entre enero y febrero, que era lo acordado con el Instituto Gamaleya, pero no llegaron”, sostuvo Bär en diálogo con Radio Urbana.

Y remarcó: “Estamos todos cansados, ya diría hartos, de cuidarnos pero no vale nada desesperarse. Pensemos que aunque sea despacio, ya estamos empezando a vacunar, el año pasado a mitad de año todavía era inédito pensar en el desarrollo de la vacuna. Y ahora ya las tenemos y con una efectividad altísima. Todas las vacunas tienen la mayoría el 80 o 90 porciento de eficacia que supera el mínimo que había establecido la OMS”.

 

También podría gustarte Más del autor

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.