Nicolás Dvoskin economista, politólogo, doctor en ciencias sociales e investigador conicet

El 34,9% de los hogares y el 44,2% de las personas se encuentran por debajo de la línea de la pobreza al cierre del tercer trimestre del año, por encima del 32,1% y 40,8% registrado en igual período de 2019, en un contexto en el que resultó determinante la pandemia de coronavirus y en la que los números hubiesen sido mayores si el Estado no implementaba medidas de ayudas para enfrentar la situación, según un informe del Observatorio Social de la Universidad Católica Argentina (UCA). Hablamos con Nicolás Dvoskin, es economista, politólogo, doctor en ciencias sociales e investigador conicet. “No es cierto que haya una dicotomía salud-economía, la caída de la economía es una consecuencia directa de la pandemia”, explicó.

Según los datos de la Encuesta de la Deuda Social Argentina (EDSA), entre julio y octubre 34,9% de los hogares y 44,2% de las personas se encontraban bajo la línea de la pobreza, y 7,3% de los hogares y 10,1% de las personas eran indigentes, los porcentajes más altos de la década.

“Los años 2011 y 2012 de la UCA marcaron los niveles más bajos de pobreza, alrededor del 26%. Y en estos últimos 10 años subió un 80%. Las personas que pasaron a ser pobres fueron el doble en 2019 que en 2020, según el mismo estudio de la UCA”.

“La pobreza vuelve a crecer en 2016, baja en 2017, sube en 2018 y se dispara brutalmente en 2019. Para que tengamos una idea, los puntos de la pobreza subieron el doble en 2019 que en 2020. Es decir, que solo el último año del gobierno de Macri haya sido más dañino que un año de pandemia, da cuenta de un proceso de empobrecimiento general”, indicó el economista Nicolás Dvoskin.

Por otra parte, indicó: “Cuando aparece la pandemia la primera medida del gobierno es prohibir despidos y obligar el pago de salarios. El sector privado asume los costos, es redistribución del ingreso porque se achica la torta pero lo pagan las empresas. Argentina tiene un 30% de trabajadores en condiciones de empleo cuentapropista o informal, ahí tuvo que aparecer a contener el Estado”.

“Desde agosto se vivieron muchas presiones devaluatorias sostenidas sobre el exceso de pesos para sostener el empleo formal”. Sin embargo, “a partir de octubre ha decidido controlar la inflación y la oferta de dinero a partir del congelamiento salarial, si la respuesta en abril fue proteger a los trabajadores, en septiembre-octubre con un montón de medidas que a su vez aliviaron el bolsillo, la alternativa que ha triunfado es el congelamiento salarial”, concluyó.

También podría gustarte Más del autor

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.