Juliana Di Tullio: “Me cuesta definirme como kirchnerista”

Juliana Di Tullio dirá que es una diputada más en el bloque del Frente para la Victoria, pero no lo es. Lo presidió entre mayo de 2013 y diciembre de 2015, defendió proyectos que iban a contramano de la postura de la ex presidenta Cristina Kirchner y el jueves último llevó la voz cantante de su bloque en el rechazo al DNU del presidente Mauricio Macri que modificó el Impuesto a las Ganancias. En diálogo con INFOnews, Di Tullio criticó en duros términos la conversación que mantuvieron por whatsapp Diego Bossio y Nicolás Massot, justificó la denuncia penal que realizó su bloque y rechazó cualquier tipo de acuerdo parlamentario futuro con el ex titular de la Anses. Además, aseguró que le cuesta definirse como “kirchnerista”, aunque aclaró que su conductora política es la ex Presidenta.

INFOnews: ¿Es operativamente realizable una consulta popular para rechazar el acuerdo con los holdouts?

Di Tullio: El proyecto está presentado. Es un tema de presión popular más que otra cosa, un gesto político. Tiene que pasar por ambas cámaras, es difícil. Pero la verdad es que es un tema que le atañe al pueblo argentino. La única consulta popular que se hizo es la del Beagle, que fue un tema de soberanía. Bueno, esto también. A mí, que soy una diputada nacional, no me causa ninguna gracia que un juez municipal me diga que tengo que derogar dos leyes para que encima se haga un mal acuerdo.

¿Qué harán el martes?

No dar quórum. Es ponerles la responsabilidad que tienen. Junten el número, son oficialismo.

Con respecto a la conversación por whatsapp que tuvo con Massot, si le preguntaba hace una semana por qué creía que Bossio rompió con el bloque y se lo pregunto hoy, ¿me respondería lo mismo?

No.

¿Qué cambia esa conversación?

Ahora hay una prueba. Yo pensé que se había equivocado de lectura política, y hoy creo que es escandaloso. Lo que pasó afecta al cuerpo. Hay canje por el voto, ya se trata de otra cosa. Si antes tenía dudas sobre si hablaba o no hablaba con el PRO, aunque yo no las tenía, ahora es directamente un canje. “Es más fácil STM que vos que sos más caro”, le dice.

¿No da la sensación de que, al lado de Massa, queda mejor parado Bossio?

El problema es el fondo, y el fondo es que es lo que antes era la Banelco. Afecta a la democracia, afecta al cuerpo de Diputados y a la política. Es gravísimo. Hemos tenido situaciones escandalosas en la historia del país: diputados truchos, la Banelco, y ahora tenemos esta conversación de Diego Bossio “canjeando” supongo que bienes para poder votar una ley.

¿Supone que bienes? ¿Qué tipo de bienes? ¿Plata?

Yo hablo de bienes. Sea plata o lo que sea. Pero esa conversación no es una negociación política. Yo fui presidenta del bloque, negocié políticamente, pero jamás tuve una conversación de ese tenor. Nunca en la vida, con nadie.

¿Pero no pudo ser una negociación para hacer modificaciones en el proyecto?

Yo he hablado con Massot, pero nunca en esos términos. Él es el oficialismo, yo la oposición y hemos tenido conversaciones, pero jamás en la vida él me ofreció ni yo le pedí algo así. Vos le ofrecés algo a quien creés que puede responderte. Esto no es una negociación, es un escándalo, y es un escándalo jurídico. Y esto no tiene que ver con que sea un compañero que se fue sin dar explicaciones. Entiendo que es difícil no mezclarlo.

¿No existía la posibilidad de pedir una explicación antes de pasar a la denuncia?

Es que es grave, el cohecho es un delito.

¿Hay elementos en ese whatsapp para eso?

Sobran los elementos. Eso no es una conversación política. Cuando alguien le dice a otro “vos sos más caro”…

Eso puede ser lenguaje político.

No, yo hablo de política con Massot, pero en otros términos. Jamás en esos.

El rol de oposición del FPV
En el caso del acuerdo con los buitres, la posición del FPV puede entrar en colisión con la necesidad financiera de algunas provincias, ¿cómo se administran las tensiones que pueden existir en los diputados entre la pertenencia al bloque y la representación territorial a la hora de votar?

No está en juego la gobernabilidad de nadie por sostener convicciones. Cuando un diputado o una diputada entiende que está en riesgo la soberanía nacional, que en lugar de ser una solución puede agravar el problema, no hay contradicciones. Esto se habló mucho en el bloque. Yo puedo entender que un gobernador diga que le gustaría que los diputados den quórum, porque tiene una necesidad institucional y de gobierno. Pero los diputados somos representantes del pueblo de la Nación por mandato constitucional, no diputados de un gobernador. Al final, parece que el látigo y la chequera no los tenía Cristina, los tiene Macri.

¿Le llama la atención que el PRO esté teniendo prácticas que antes cuestionaba?

No, porque gobernar es muy difícil y hablar es fácil. Se los dije muchas veces. Gobernar es difícil y no es para cualquiera. Yo lo que veo es un muy mal gobierno, un pésimo gobierno, que a nosotros nos ayuda a ubicarnos en lugar de oposición.

¿Los ayuda? Porque da la sensación de que se les está haciendo difícil articularse como oposición.

Sí. Hubiera sido mucho más difícil si fuera un mejor gobierno. Cuando fuiste doce años y medio oficialismo, ser oposición cuesta. Y hay que ubicarse. Ahora, es tan malo el gobierno que es fácil ubicarse en el lugar de oposición.

Pero les cuesta accionar como tal.

Es que nosotros no nos queremos parecer a ellos. No somos parecidos, somos un espacio político con historia, con convicciones, que hemos hecho mucho esfuerzo en una situación de mucha angustia para todos los argentinos. No podríamos nunca ser ellos porque nosotros gobernamos doce años, sabemos lo que es. Lo que interpreto es que hay un 49% de la población que no quiso que Macri sea presidente, por eso a mí me resulta fácil estar en este lugar.

¿Puede tener que ver esa falta de coordinación con que todavía no volvió Cristina Kirchner a la escena?

Cristina va a volver cuando ella determine el momento y la oportunidad. Ella es la líder. Yo confío en mi conducción política y confío en que ella va a elegir cuál es el momento oportuno y adecuado. No puede hacer lo que los dirigentes tenemos que hacer, no puede suplir lo que tenemos que hacer nosotros que es ganar esta discusión política. Cristina es una líder política que tiene un pueblo que la sigue, que le es leal y que quiere su retorno y la está esperando ansiosa. No le puedo pedir que supla las falencias que tenemos los dirigentes políticos de nuestro espacio. Habrá que crecer y madurar. Ella está muy bien y tan lúcida como siempre, tan ocupada de la realidad como siempre. No se me ocurría preguntarle cuando vuelve.

¿Podría ser después de la elección del PJ?

No lo sé, insisto. El partido no es el espacio político. Es una parte, es mí parte porque yo soy peronista y a mí me interesa la vida partidaria. El PJ es la columna vertebral, uno de los espacios más fuertes dentro de este movimiento que conduce Cristina, pero no es todo.

Interna del PJ
¿Lista de unidad o prefiere ir de frente a disputar?

A mí me gustaría una conducción que contenga todas las visiones que tiene el peronismo.

¿Es José Luis Gioja esa conducción?

No lo sé. No me atrevo a hablar de nombres.

También se habló de una suerte de triunvirato.

Sí, o de conducción colegiada. Puede ser. Lo más natural del mundo es que hombres y mujeres quieran conducir el partido. Hasta ahora no vi mujeres que quieran conducir el partido. Me hubiera gustado.

Lo dice en tercera persona.

Porque no es un interés particular mío conducir el partido. Pero sí me hubiera gustado que alguna mujer tuviera la aspiración.

¿La disputa, la confrontación de dos sectores, no puede terminar hiriendo al partido en lugar de fortalecerlo?

Al revés. A mí me pareció magnífico el último Congreso, me encantó. Hubo distintas expresiones, absolutamente opuestas. Me pareció super legítimo. Primero porque es lo que es, porque en el peronismo siempre ha habido diferentes visiones y diferentes maneras de encarar las tácticas para la estrategia, aunque la estrategia sea la misma. Pero siempre hubo diferentes tácticas que el peronismo elige para llegar al mismo lugar, que es volver a gobernar.

¿Corre el riesgo de estancarse el PJ si no salda esta discusión?

No, no creo. Está intacto el liderazgo de Cristina con el pueblo.

Pero esa conducción no está institucionalizada como antes. La acepta una parte del espacio que se define como kirchnerista, pero dentro del PJ no están todos conformes con eso.

Pero yo no soy kirchnerista y nadie puede dudar de quién es mi conducción política. A mí me cuesta definirme como kirchnerista.

¿Por qué?

Porque soy peronista, lo tengo en el mapa del genoma humano, me impresiona definirme de otra manera. Y eso no significa que no me hayan conducido primero Néstor y después Cristina y que Cristina me va a seguir conduciendo hasta que me muera yo o se muera ella. Es imposible pensar que a mí no me conduce Cristina. Me conduce la política a la que vi construir día a día durante doce años y medio, no el partido.

¿Entonces por qué dice que le cuesta definirse como kirchnerista?

No sé, es un defecto filosófico. Me cuesta muchísimo definirme como kirchnerista, toda mi vida milité en el peronismo. Esperé tener 18 años para afiliarme al PJ. Por eso me cuesta muchísimo.

Agenda parlamentaria
¿Cuáles son las prioridades de la agenda parlamentaria del FPV?

Estamos muy preocupados por el tema de los despidos. Por supuesto que la primera tarea es enfrentarnos en martes con el tema de los holdouts, que es prioritario. Una de las cuestiones que surgieron a partir del rechazo al DNU de Ganancias es rediscutir una ley sobre Impuesto a los Altos Ingresos, cambiarle el nombre a Ganancias. Hay varios proyectos de muchos espacios políticos, habrá que buscar el mejor .

¿En este tipo de proyectos puede haber una agenda común con el FR y el bloque Justicialista?

No, por ahora no. Es agenda nuestra. Con respecto a Bossio, acá no hay nada para canjear. Parece ser que Diego Bossio no acuerda en términos ideológicos o de convicciones sino en términos de canje de bienes. Yo no hablaría con alguien que canjea bienes para acompañar una ley. Tenemos que representar al 49% que nos votó y para eso tenemos que juntar voluntades, pero eso es a fuerza de diálogo político, no de otro tipo. El diálogo político excluye el canje de bienes.

¿Eso excluye a Bossio o a todo su bloque?

No, lo que se vio en pantalla es un chat de Bossio y el presidente del bloque del PRO.

Última: ¿había más chances antes que ahora de que avance el proyecto de interrupción voluntaria del embarazo?

Nunca pierdo las expectativas, pero si hay un pueblo que acompaña. Veo al Congreso muy derechizado, muy conservador. Y además tenemos un Papa argentino, que esa es una realidad contundente e inexorable. Pero veo un Congreso más conservador que en los últimos años. Aunque si hay una movilización popular, el Congreso en general pega en la dirección de esas movilizaciones.

Fuente: Infonews

También podría gustarte Más del autor

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.