Jorge Aliaga físico

El ministerio Ciencia, Tecnología e Innovación de la Nación, a través de la Unidad Gabinete de Asesores y la Subsecretaría de Políticas en Ciencia, Tecnología e Innovación, organizó un encuentro virtual llamado “Transmisión del COVID-19 por aire. La importancia de ventilar” en donde especialistas compartieron información, basada en evidencia científica, para reducir el riesgo de transmisión de la enfermedad por aire.

Hablamos con el físico Jorge Aliaga, docente de la Universidad Nacional de Hurlingham e investigador del Conicet, sobre cómo está actualmente la circulación del COVID-19 en nuestro país.

“Se sabe a esta altura que el virus se contagia por aerosoles, gotitas muy pequeñas que quedan flotando en el aire varias horas. ¿Cómo hacemos para saber si el aire está contaminado?”

Y explicó que que “lo normal seria un ambiente con buena oxigenación y bajo nivel de dióxido. En pandemia se refuerza porque si hay mucho dióxido indica que el aire está muy respirado y hay más posibilidad de contagio”.

“Lo mejor que podemos asumir es que mejor no respirar el aire de otro, entonces hay que ventilar”.

«Aire nuevo», es un medidor de dióxido de carbono diseñado y producido especialmente para escuelas en la Universidad Nacional de Hurlingham, este dispositivo permite medir la concentración de CO2 en un ambiente y de esta manera utilizar dicha información como un indicador de nivel de ventilación de un espacio en un momento dado y bajo determinadas circunstancias (número de personas, cantidad de ventanas, y/o puertas abiertas total o parcialmente, presencia de otras fuentes de CO2).

“El contagio por aire tiene el enorme problema de que no se ve, la ventaja del medidor de Co2 es que te hace visible lo invisible, y te da tranquilidad saber que tenes el mismo nivel de co2 adentro que afuera”.

Dado que las enfermedades respiratorias se transmiten por aerosoles (partículas que liberamos junto con el CO2 al respirar, hablar o cantar), midiendo el CO2 podemos utilizar este dato para conocer que tan ventilada está nuestra aula o espacio escolar y adoptar medidas que ayuden a reducir el riesgo de infección por enfermedades respiratorias, incluida Covid-19. Cuanto más CO2 hay en un ambiente, más respirado está el aire y es más probable inhalar aire que pasó por los pulmones de otra persona.

Aliaga indicó que “no es un elemento para una casa, no tiene sentido. En los lugares de trabajo, escuelas o donde se reúna gente son útiles”.

También podría gustarte Más del autor

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.