Gobierno cede en telefonía y se garantiza la paz electoral

Autorizó a empresa Nextel, del Grupo Clarín, la compra de otras operadoras. Se calienta la competencia con las telefónicas.

El Ente Nacional de Comunicaciones autorizó ayer a Nextel, empresa del Grupo Clarín, la compra de una serie de empresas y anunció la firma de un convenio con el Ministerio de Seguridad de la provincia de Buenos Aires. Durante la reunión de directorio del Enacom se autorizó entonces a efectivizar la transferencia de acciones de las empresas Trixco S.A., Callbi S.A., Infotel S.A., Skyonline de Argentina S.A., Netizen S.A. y Eritown Corporation Argentina S.A. Servicio a manos de Nextel.

La decisión es una concesión directa que hace el Gobierno a favor del monopolio Clarín y que, en lo inmediato, tiene mas explicaciones políticas que técnicas. En el corto plazo el macrismo le concede la autorización a Clarín para llevar adelante la incorporación de esas empresas de telefonía con la vista en el lanzamiento de la competencia que se abre en el mercado de telefonía celular reforzado tras el reciente lanzamiento del cuádruple play. El Gobierno cede y negocia así la paz política con el grupo de medios en un año electoral, pero en el mediano plazo claramente se está hablando de otra estrategia.

En el mercado se analizaban ayer interpretaciones varias sobre la decisión del macrismo. El Gobierno no quería entrar en choque con los medios y en especial con Clarín, que se beneficia directamente con la autorización para las fusiones. Más cuando hubiera desatado una guerra al privilegiar a los operadores de telefonía limitando a Clarín.

Ahora bien, mas allá de lo político, el proceso de ingreso a la competencia con las telefónicas en el mercado celular exigirá inversiones por parte de Clarín de un volumen que será difícil de concretar durante este año: “Un milagro haría falta”, se considera, teniendo en cuenta, además, la historia que ha tenido el Grupo Clarín en sus relaciones con los inversores del mundo.

Operación

Todo el proceso obliga a recordar una medida similar que en los ’90 tomó el Gobierno de Carlos Menem, que posibilitó las operaciones de compra de los cableros del interior por parte del Grupo y que terminó en la concentración de cables en poder de Clarín, consagrada luego con la autorización de fusión entre Multicanal y Cablevisión que firmó directamente Nestor Kirchner.

Desde el Gobierno, Miguel de Godoy, presidente del Enacom, intentó darle otro giro a la decisión: “Tendremos suficiente oferta de modo que, si (los prestadores) no son competitivos en calidad y precio, no podrán competir. Y al irrumpir un nuevo grupo en la telefonía como será, posiblemente, el caso de Nextel con el Grupo Clarín, muere un mercado anquilosado de 3 empresas. Con lo cual, pensemos: ¿cómo podrán salir las empresas al mercado a buscar clientes? Dando un mejor servicio, con mejor precio. ¿Y qué tienen que hacer los otros? Mejorar el servicio y mejorar los precios. Tendrán que acelerar las inversiones porque si te quedás en infraestructura, te irá ganando la competencia”.

Fuente: ambito.com

También podría gustarte Más del autor

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.