Francisco Cantamutto profesor de la UNS e investigador del CONICET

La titular de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), Cristina Caamaño, denunció a la conducción anterior del organismo, agentes, y al ex presidente Mauricio Macri por el espionaje y la inteligencia realizada contra alrededor de 400 dirigentes sociales. “Cuando vi la noticias y vi mi nombre, me dio bronca pero es la oportunidad de ponerlo en debate. Lo sabia desde 2017 cuando me negaron la acreditación para la reunión ministerial de la OMC”, expresó el doctor, Francisco Cantamutto, profesor de la UNS e investigador del CONICET en el Departamento de Economía y el Instituto de Investigaciones Económicas y Sociales del Sur.

“Ese año quise participar de la reunión ministerial de la Organización Mundial del Comercio, que sesionó en Argentina. Me comunicaron que denegaban mi participación como asistente, sin voz, sin voto, sin nada; simplemente para escuchar. Alegaron que incitaba a la violencia, algo que es falso porque profeso el pacifismo en todas sus formas”, añadió.

“No es la uncia causa de espionaje, es una avanzada que daña la democracia que nos remonta a las peores épocas de nuestra historia”.
“Un gobierno supuestamente republicano nos hizo fichas sin ningún proceso judicial que indicara algún acto ilegal”

Ante esta denuncia presentada en la Justicia Federal sobre la realización de actividades de espionaje ilegal, el rector de la Universidad Nacional del Sur, doctor Daniel Vega, expresó su repudio a este tipo de prácticas.
“Agradezco el comunicado de la UNS, pero está en potencial y fue el propio Ministerio de Seguridad quien reconoció haberme espiado”, indicó Cantamutto.

También podría gustarte Más del autor

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.