El oficialismo ganó en Río Negro

La jornada electoral provincia de Río Negro se resolvió con velocidad. A poco de comenzado el escrutinio, a primeras horas de la noche del domingo, el postulante del Frente para la Victoria, Miguel Angel Pichetto, asumió los resultados que le dieron la victoria provincial al candidato de Juntos Somos Río Negro, Alberto Weretilneck.

Con el 93 por ciento de las mesas escrutadas, Weretilneck obtiene el 52,6%, Pichetto 33,9%, Odarda 10,2% y el ex gobernador radical Horacio Massaccesi, 3,1%

Si la disyuntiva era continuidad o cambio, Río Negro le dio un amplio respaldo a la continuidad. El actual gobernador Alberto Weretilneck, con el sello provincial Juntos Somos Rio Negro (JSRN), fue reelecto en su cargo. Lo hizo al vencer al candidato del Frente para al Victoria (FPV), el senador nacional Miguel Ángel Pichetto, con un poco más del 50 ciento de los votos, contra el 33 por ciento de su competidor.

Medido y casi sin euforia, el mandatario reelecto subió al escenario dispuesto en su comando de campaña en la ciudad de Cipolletti (ubicada a 550 kilómetros al noroeste de la capital provincial), agradeció a sus votantes y prometió llevar adelante “un mejor gobierno que el que finaliza”. Weretilneck siguió con la lógica que expuso en su campaña y se negó a nacionalizar el resultado. “Yo no creo que haya habido voto castigo. El gobierno nacional no tuvo nada que ver con los resultados de esta elección”, aseveró.

Y agregó: “No hay que confundir el distinto tipo de eleciones. Una cosa son las municipales que se realizaron en mayo, hoy se votó gobernador, y otra será la elección presidencial”.

Pichetto

El postulante del FPV no esperó los datos oficiales. Puesto en conocimiento de los números que manejaban sus fiscales desde temprano, Pichetto no dudó en dar cierre a la jornada. Como le reclamó al entonces vicepresidente Julio Cobos la noche que se votó en el Senado la Resolución 125, hizo lo que había que hacer, y lo hizo rápido. A las 20:05, con tan sólo el 4 por ciento de los votos computados de modo oficial, recoció su derrota y felicitó a su adversario.

“Quiero felicitar al gobernador que ha hecho una gran elección y obtuvo un digno triunfo en un acto electoral limpio”, sentenció el candidato del FPV, y agregó: “Los resultados son irreversibles.” Pichetto además aseguró que esta fue su última elección como candidato a gobernador y admitió que esperaba otra cosa. Fiel a su estilo, el jefe del bloque de senadores nacionales del kirchnerismo no buscó excusas: “Cuando se pierde, hay que tener dignidad. En una elección lo que vale son los votos.” Pichetto dejó en claro, en sintonía con lo que diría más tarde el candidato ganador, que la derrota no debe nacionalizarse porque “el proceso nacional no ha empezado”.

Festejo y desazón

A las 21 los votantes de JSRN ya festejan las puertas de la gobernación ubicada en el centro de la ciudad de Viedma, pese a que el gobernador esperaba en su búnker en Cipolletti la tendencia definitiva para dar su discurso triunfal que llegaría una hora más tarde.

La jornada empezó a tomar su rumbo definitivo en el búnker del FPV, montado en el Hotel Austral de la ciudad de Viedma, cerca de las 18:45. A esa hora, el equipo de Pichetto empezaba a manejar los primero números oficiales que daban cuenta de la derrota en la capital provincial.

El senador daba por descontado el triunfo en esa ciudad luego de la buena performance que tuviera su hijo (Juan Manuel) en las elecciones a intendente de la ciudad que se desarrollaron en mayo y donde superó el 40 por ciento de los votos. En el equipo de Pichetto no pensaban que el voto radical se volcaría de lleno al frenteJSRN, encabezado por Weretilneck.

El triunfo del sello provincial del gobernador marca un hito en la historia rionegrina, ya que desde el regreso de la democracia es la primera vez que una fuerza provincial se alza con la victoria en una elección ejecutiva.

En ese sentido, Weretilneck señaló: “Esta integración provincial que con este resultado se fortalece. Hemos dejado a tras a aquellos que piensan que dividiendo se gobierna.”

El oficialismo provincial construyó su triunfo con una excelente elección en los distritos más importantes de la provincia. Ganó en San Carlos de Bariloche, en Viedma y Cipolletti. En General Roca, el distrito de más peso electoral, si bien el FPV le sacó 12 puntos de ventaja a la alianza provincial oficialista estuvo a 26 puntos de los 70 conseguidos por Martín Soria, hijo del fallecido gobernador Carlos Soria, en las elecciones municipales de mayo.

Al cierre de la jornada, el gobernador señaló que no había recibido todavía ningún llamado del Poder Ejecutivo nacional, pero que sí se habían comunicado con él los gobernadores Jorge Sapag, de Neuquén, que a través de su ministro de Economía Omar Gutierrez garantizó la sucesión, y Juan Manuel Urtubey, que fue reelecto en Salta por el FPV. Otros dos gobernadores que saldaron con autoridad la discusión entre cambio y continuidad.

La lectura de los protagonistas

«No hay que confundir el tipo de elección. Hoy se votó gobernador y otra será la presidencial».

«Los resultados evidencian que no hay ciudades ni regiones más importantes que otras».

“No creo que ayer haya habido voto castigo” a la Rosada, aseguró Alberto Weretilneck (Juntos Somos Río Negro).

«No imputo el resultado al gobierno. Lo único que tengo es agradecimiento hacia la presidenta».

«Tengo mucha confianza en la continuidad del proceso nacional. El FPV será muy competitivo», señaló Miguel Pichetto (Frente para la Victoria).

Fuente: Infonews

También podría gustarte Más del autor

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.