Duros reclamos del organizador de la Feria del Libro a Avelluto

Martín Gremmelspacher, titular de la fundación que organiza el evento, le reclamó al ministro de Cultura por el momento “delicado” que vive la industria. “Conmigo no”, le respondió el funcionario.

La 43.º Feria Internacional del Libro de Buenos Aires quedó inaugurada ayer en el predio de La Rural, en Palermo. Pero, lejos de un clima festivo, el acto tuvo momentos de tensiones, cuando Martín Gremmelspacher, titular de la Fundación El Libro, organizadora del evento, le reclamó al ministro de Cultura, Pablo Avelluto, por las dificultades que atraviesa la industria, “en uno de sus momentos más delicados”.

Durante la apertura del evento, Gremmelspacher advirtió que la industria está “en uno de sus momentos más delicados” y, dirigiéndose directamente a Avelluto, le remarcó los problemas del sector editorial, causados, entre otras cosas, por los aumentos de las tarifas de servicios, la asimetría impositiva, los graves daños ocasionados por la piratería y las dificultades para exportar, de acuerdo a lo enumerado por el presidente de la fundación.

“Hubo una caída en las ventas del 25%, lo que afecta especialmente a las pequeñas y medianas editoriales”, remarcó el referente del sector, y señaló que “de un año a otro se han dejado de producir veinte millones de ejemplares, o sea, casi 55.000 por día que se dejaron de hacer”.

“La verdad, señor ministro, es que no solo continuamos con esos mismos problemas, que arrastramos sin resolverlos, sino que los que teníamos se han agravado y han surgido otros nuevos”, le recriminó Gremmelspacher, que denunció la falta de protección del Estado a la industria.

Tras esas duras palabras, llegó la respuesta de Avelluto. “Conmigo no, Martín”, le dijo el funcionario al organizador del evento, y aseguró que “no hay ningún tiro de gracia”. “Este no es el peor momento de la industria editorial; hemos pasado dictaduras e hiperinflaciones. Yo vi cómo en las crisis de los últimos veinte años el sector se las ingenió para salir adelante”, afirmó.

“Que la situación es difícil lo comparto, que en el último trimestre del año pasado las cosas empezaron a mejorar es un hecho”, sostuvo a continuación el ministro, que pidió discutir “hechos y no prejuicios”. “Después de tantas palabras optimistas, lo mío será más atenuante”, dijo la escritora Luis Valenzuela, en un intento por calmar las aguas luego del tenso momento en la sala Jorge Luis Borges.

Fuente: elpaisdigital.com.ar

También podría gustarte Más del autor

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.