Justicia

El juez Lleral se acercó a la Pu Lof y consiguió dos nuevos testimonios

6 Oct , 2017  

En un gesto mutuo que puede interpretarse como de confianza, el juez federal Gustavo Lleral visitó hoy la comunidad mapuche Resistencia en la localidad chubutense de Cushamen y tras dialogar con algunos de sus integrantes tomó la primera declaración a dos de ellos, testigos del operativo de Gendarmería del 1 de agosto, desde cuando permanece desaparecido Santiago Maldonado.

El magistrado -quien la semana pasada reemplazó en la investigación al recusado Guido Otranto- llegó a la comunidad Pu Lof alrededor de las 8, acompañado sólo por dos secretarios y un escribiente. Durante más de dos horas dialogó con Andrea Millañanco, pareja del Facundo Jones Huala, y Elizabeth Loncopán.

En un día lluvioso y frío, el encuentro se produjo en un modesto resguardo en una de las entradas al predio, al que llaman “guardia”, en torno a un fogón. Allí los funcionarios judiciales y los mapuches compartieron varias rondas de mate, mientras dialogaban sobre la necesidad de formalizar en la causa las testimoniales de dos jóvenes, quienes no lo habían hecho hasta ahora.
Se trata de una mujer y un hombre de alrededor de 25 años de edad, cuyas identidades no fueron informadas, y que ofrecieron su testimonio de a uno, sólo ante el juez y los secretarios, en el interior de la camioneta en la que fueron al lugar los funcionarios.

Los mapuches explicaron que antes de las declaraciones transmitieron al juez su preocupación sobre los riesgos de quienes prestan sus testimonios, a lo que les respondieron con explicaciones sobre las garantías procesales para estos casos.

Lleral evitó dar declaraciones públicas, limitándose a señalar a Télam que encabezó una negociación con los mapuches en el marco del trabajo de investigación del caso, y que “cualquier intervención” externa podría frustrar los objetivos.

Estas dos nuevas declaraciones se suman a las realizadas en el juzgado federal de Esquel ante Otranto por Millañanco, Soraya Maicoño y Fernando Santana, quien dijo haber visto cuando a varios gendarmes llevándose a Maldonado desde la orilla del río Chubut, golpeándolo y subiéndolo luego a un unimog.

El juez ya había ido a la comunidad el sábado, pero en esa ocasión sólo dialogó informalmente con los mapuches que se encontraban en el lugar, y su visita de hoy fue la primera actuación oficial en el lugar con los integrantes de la comunidad. En ambos casos lo hizo sin custodia policial.

Otranto, en cambio, también había ido al lugar el lunes 18 de septiembre pero custodiado por cientos de efectivos de la Policía Federal, en el marco de un rastrillaje del río en busca de rastros de Maldonado, y no tuvo contacto con los mapuches.
Por otra parte, mientras Lleral estaba en la comunidad, Sergio Maldonado y su esposa, Andrea Antico, visitaron a la fiscal Silvina Ávila, que hasta ahora no había accedido a una audiencia con ellos.

Los familiares comentaron al salir que fueron para conocer los avances de la investigación, sobre la que expresaron su desencanto, y además realizar aportes para colaborar con el trabajo de la fiscal.

Sergio Maldonado dijo a Télam que salió del encuentro “con la sensación de que la causa de desaparición forzada sigue en el mismo lugar, no avanza”, desde la perspectiva “no judicial, sino de alguien que quiere encontrar a su hermano rápido”.

“Evidentemente hay mucha información de los peritajes. Todavía están analizando computadoras y celulares. Tenemos que esperar que se ‘limpie’ un poco la información que hay para ver resultados”, agregó.

Fuente: tiempoar.com.ar


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *