Justicia

Corte le puso otro freno a la “industria del juicio”

4 Oct , 2017  

SENTENCIA REVOCÓ INDEMNIZACIÓN TRIPLICADA POR LA CÁMARA DEL TRABAJO POR “DESPROPORCIONADA”
Es el tercer fallo en serie que evidencia arbitrariedades judiciales en el fuero laboral. Apuntó a Sala III de la Cámara, que puede resolver vigencia de Ley ART. Sintonía del Máximo Tribunal con el Gobierno.

La Corte Suprema de Justicia volvió a enviar un mensaje inequívoco contra la denominada “industria del juicio”, a través de una sentencia dirigida a impactar de lleno en la Justicia laboral, acusada por la Casa Rosada de ser propensa a fallos antiempresa. Por unanimidad, el máximo tribunal revocó una decisión de la Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo que condenaba a una empresa a pagar una indemnización que fue considerada “totalmente desproporcionada” por el tenor de un accidente laboral. Es el tercer pronunciamiento en serie, que incluyó un “sogazo” hacia el fuero del Trabajo, con desautorizaciones previas que ya sientan jurisprudencia. Los precedentes ratificaron que un trabajador debe pagar los costos de un juicio que perdió por su culpa (no se había presentado a los peritajes), y que los jueces no pueden calcular arbitrariamente el monto de las reparaciones por fuera de los estándares de la Ley de Riesgos de Trabajo. Los dardos de la Corte ayer volvieron a apuntar a la Sala III de la Cámara, el mismo tribunal que habilitó tratar amparos colectivos contra la reforma de la ley de ART, considerada clave por el Gobierno.

En el caso resuelto ayer, la demandante que había trabajado como “re-contadora de billetes” para la transportadora de caudales Brink’s desde mayo de 2008 hasta febrero de 2011, luego de ser despedida, promovió un juicio laboral contra la empresa y su ART. Reclamó una indemnización de $482.112 por las lesiones físicas que dijo haber sufrido en ese trabajo que le provocaron una incapacidad del 50%. Pese a que durante el juicio se comprobó con el examen médico que la trabajadora sólo había sufrido una tendinitis que le provocaba una incapacidad del 7,32%, el fallo de la Sala III, firmado por los jueces Diana Cañal y al que adhirió Néstor Rodríguez Brunengo, sostuvo que de esa lesión se derivaba también una incapacidad psíquica del 10%. Así resolvió que la empresa y la ART debían pagar una indemnización por daño material y moral de $1.150.000, que con intereses llevaba la condena a $4.000.000.

La Corte revocó esa decisión y puso en evidencia que los jueces fijaron el triple de la suma pedida por la demandante sin aportar fundamentos para hacerlo, o cuál había sido el método para calcularla. En sólo cuatro carillas, Ricardo Lorenzetti, Juan Carlos Maqueda, Elena Highton de Nolasco y Carlos Rosenkrantz -sin Horacio Rosatti- ordenaron que se anule la decisión, por “arbitraria” y que se dicte un nuevo pronunciamiento “por quien corresponda”. Tácitamente, se apartó a ambos camaristas de una futura decisión. Pese a que no se menciona en el texto de lo resuelto, la Corte subrayó como antecedente que ya había revocado una decisión de la Sala III , a la que el propio Gobierno puso en la mira por restituir a exempleados de la AFSCA y por este motivo les pidió el juicio político.

El reto de la Corte a la Sala III comenzó el 4 de julio cuando se revocó el pago de los costos de un juicio a la empresa demandada en un caso donde el trabajador ni siquiera se había presentado a los peritajes de rigor. Adujeron que eso limitaría el acceso a la Justicia si el demandante debía correr con los gastos. La Corte rechazó esto y sentó que si un trabajador pierde un juicio por su culpa, deberá afrontar las “costas”. El segundo hito de esta postura fue el 12 de septiembre y el dardo fue para la Sala VII, cuando la Corte dejó sin efecto un fallo porque los jueces habían incrementado la indemnización por un fallecimiento fruto de un accidente apartándose de las disposiciones de la Ley de Riesgos del Trabajo para tarifar el reclamo.

El espaldarazo de la Corte apuntala la estrategia del Gobierno para acotar al máximo las demandas laborales y encauzarlas bajo los términos de la nueva ley de ART. A la reforma le falta atravesar la prueba de fuego del fuero laboral que prepara su propia respuesta al asunto considerado clave por la Casa Rosada. A su vez, la Corte, con estos guiños, anticipa un pronóstico favorable a una de las iniciativas medulares de Cambiemos.

Fuente: ambito.com


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *